Reseña: Adam Strange

Marcos Miguel González, a.k.a. Markitos de Es la Hora de las Tortas!!! y en deconstrucción nos envía una completísima reseña, ahí va: 

ADAM STRANGE 

Guión:Andy Diggle
Dibujo: Pascual Ferry
Edición Original: Adam Strange Nº 1 a 6 USA
Fecha Edición: enero de 2007
Formato: 192 págs.
Precio: 13 €

Una vez fue el mayor héroe del planeta Rann pero ahora es un hombre buscado en la Tierra. Adam Strange huye de la policía terrestre sólo para acabar preso de unos alienígenas que le ingorman de que su planeta adoptivo ha sido destruido. Con su mujer e hija muertas, ¿hay esperanza o es éste el final del héroe galáctico?"

Seamos sinceros, ¿Quién conoce a Adam Strange y el Rayo Z? Veamos, alzad las manos…uno, dos..dos y medio. Ahora, ¿Quién conoce a Pascual Ferry? Así me gusta, que todos alcéis las manos. Una última pregunta, ¿Qué interés tiene publicar esta obra? Tiene dos; sirve de prólogo (forzado) para la miniserie previa a las nuevas Crisis Infinitas, La Guerra Rann-Thanagar; y el motivo más importante es, por ahora, la gran obra de Pascual Ferry en el mundo del cómic de superhéroes.

Adam Strange, obra escrita por Andy Diggle (The Losers, Hellblazer), es una actualización e incorporación del personaje en el nuevo Universo DC Post Crisis de Identidad, logrando de esta manera relacionarlo con las citadas nuevas Crisis en las tierras Infinitas.

Diggle nos sumerge en una Space-Opera de proporciones épicas y cósmicas, un recorrido por la mayoría del universo galáctico de DC. La acción comienza en la Tierra, con Adam arrestado y acusado del derrumbamiento del edificio donde habita. Gracias al interrogatorio, nos enteramos del porqué se encuentra en la Tierra, su planeta adoptivo ha sido destruido, no existe ningún indicio de su existencia, y por ello se encuentra naufrago sin vagar por el espacio.

Desde ese momento comienza una carrera a contrarreloj, donde Adam cree que Rann ha sido desplazado a otro lugar del espacio, debiendo encontrar su nueva situación antes que los cazarrecompensas lo capturen a él por ser el único superviviente y sospechoso principal.

Su periplo le conducirá a conocer a la comandante Sh’ri de la flota imperial de Thanagar, que esconde ocultos motivos, que llevan a Adam conocer los calabozos del planeta de Hawkman. Se topará con los Omega Men, grupo de héroes extraterrestres (creados por Marv Wolfman en los años 80, y dibujados por Keith Giffen), aunando fuerzas en su búsqueda de Rann, obligados en parte por que huyen de la Congregación Araña. Buscarán pistas en Maltus, planeta y cuartel general de L.E.G.I.ON, el Cuerpo Policial interespacial con Vril Drox a la cabeza.

Evidentemente no voy a contar el final de este maravilloso relato de Ciencia Ficción, donde cómo no puede ser de otra manera, asistiremos a una batalla final entre las fuerzas del mal y del bien al más puro estilo de la Guerra de las Galaxias, con los casi-extintos Darkstars de invitados de honor, entre otros. Diggle realiza un buen relato de aventuras, con toques de Sci-Fi y superhéroes, con una buena caracterización de personajes (los Omega Men recuerdan mucho a Han Solo, un toque chulesco y aventurero), giros argumentales, diálogos fluidos, dando lugar una historia que avanza, que tiene un desarrollo coherente.

Aunque la estrella del cómic es Pascual Ferry (Héroes de Alquiler, Action Comics), realizando su mejor trabajo hasta la fecha desde que trabaja al otro lado del charco. Ferry hace gala de todas sus virtudes: diseños futuristas con rediseño del traje de Adam Strange incluido, caracterización de personajes e interacción con su entorno, narrativa sencilla a la vez espectacular: nada de poses ridículas, páginas dobles justificadas, equilibrio de viñetas.

Con el mero hecho de realizar el mismo el entintado, punto con el que nunca estaba contento, mediante tintas digitales, su dibujo gana enteros. Pero su mayor acierto es el tratamiento de grises, consiguiendo profundidad y volumen, sin necesidad de las famosas rayitas o entorpecer el dibujo con excesivos negros (la mayoría de las veces, resultan manchas).

Detalles. La importancia de un buen colorista; la paleta de colores es soberbia, se nota la mano de Ferry en el acabado y en la elección de la gama de colores. A día de hoy, no hay nadie que dibuje monstruos, alienígenas, criaturas asombrosas como Ferry; deleite en todas y cada una de las criaturas que pueblan el tebeo, así como, los paisajes alienígenas del planeta Rann o el relato del origen de Adam Strange, protector del planeta. El diseño de naves, armas, trajes espaciales, instrumentos; sin adornos ni estridencias, son sencillos y elegantes.

Un par de observaciones para terminar. El formato elegido por parte de Planeta, en tapa blanda, no hace justicia a la obra, más aún, teniendo en cuenta que para los seis números de Action Comics dibujados por Ferry, el formato elegido fue tomo duro. Como viene siendo habitual, la obra se publica sin ningún tipo de artículo o prólogo que ayude a entender el gran número de personajes y referencias que pueblan los ocho números, pero a cambio tenemos un alegre epílogo escrito por el mismo Ferry, donde realiza uno de los mejores comentarios del año “Luego vinieron Marvel (mentiría si dijera que NO tenía ganas de volver….)”.

Sonará manido, pero si sólo quieres comprar un tebeo este mes, ésta es tu mejor elección. No te arrepentirás. Y ya de paso, te llevas Factor-X de Peter David también, aunque sea de la competencia. Hacedme caso.

Be the first to comment on "Reseña: Adam Strange"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.